Vender o no vender ( mis acciones )

Hagamos una analogía con un árbol de Guayabas. ¿Cuándo es el mejor momento para arrancar las frutas de tu árbol?

 

Si las arrancas muy pronto, tu árbol ya no dará más, y en lugar de vender 100 kg solamente venderás 20 kg y a un costo menor. Perderás el 90% de tu posible ganancia y lo venderás a un costo bajo (la Guayaba no estará buena).

 

Sin embargo si cortas tus Guayabas en Febrero (su época óptima), tus rendimientos serán mucho mejores con exactamente el mismo esfuerzo.

 

En México y en Latinoamérica hay un gran desconocimiento sobre la época ideal  para vender las acciones de tu empresa.

Así como los árboles de Guayaba te dan indicaciones claras (el color del tallo, de la fruta, la cantidad de esta y el mes), las empresas también nos dan indicaciones claras de cuándo se deben vender acciones y de cuándo es mejor optar por un crecimiento financiado.

 

Vender acciones de tu empresa para financiar tu crecimiento es uno de los errores más costosos que un empresario puede cometer.

 

Si bien hoy en día vemos como en Silicon Valley (y en las películas) los emprendedores tecnológicos construyen su empresa a través de la venta de sus acciones, este es un modelo para un tipo de empresa muy específico que no funciona de la misma manera para las empresas en otro ecosistema.

 

Es como si quisieras darle croqueta de gatos a tu tío, son 2 seres completamente diferentes (aunque claro que tu tío puede comerse las croquetas, evidentemente no sería lo mejor).

 

Si quieres crecer tu empresa (y ojalá lo quieras con toda tu alma), analiza primero las diferentes opciones para financiar tu crecimiento y escoge la ideal para ti.

 

Existen excelentes razones para financiar tu crecimiento, agótalas antes de invitar inversionistas que no aporten otra cosa más que dinero.

Escribir comentario

Comentarios: 0