Duerme tranquilo y deja que tus ovejitas cuenten tu dinero

Una realidad del empresario Mexicano es que se preocupa mucho. Detrás de las empresas muchas veces nos encontramos con personas de carne y hueso que no duermen tranquilos.

 

La falta de sueño y preocupación son generalmente el reflejo de una falta de confianza de crecimiento de la propia empresa, o de problemas financieros. Si bien ambos son comunes, los dos tienen solución.

 

Y como toda buena solución, esta siempre comienza en la manera en cómo observamos, percibimos, y diseñamos nuestra empresa.

 

Si tu empresa no está registrando un flujo constante (y creciente de dinero), la primera pregunta a realizarse es ¿Por qué?

Una de las causas principales es que es el dueño el que tiene que contar el dinero. Si, sabemos que contar dinero es una experiencia muy bonita, sin embargo tiene un gran problema: te quita tu tiempo.

 

Si tu como dueño de empresa tienes que contar el dinero, tienes que contestar el teléfono, tienes que llegar antes que tus equipo, o tienes que hacer algo, eso significa que tu empresa depende de ti para crecer, y por lo tanto tiene un límite.

 

En cambio, si logras que tus ovejitas cuenten tu dinero, puedes dormir tranquilo teniendo la certeza de que al despertar tu empresa estará mejor.

 

En términos de dinero sucede lo mismo : si tu empresa depende de que tu como dueño tengas que financiarla, nunca podrás dormir en paz (mejor crece tu empresa con dinero ajeno)

 

¿Cómo lograrlo?

 

El primer paso es desearlo, luego visualizarlo, y finalmente si lo hacemos con suficiente disciplina el “cómo” se nos irá mostrando en el camino.

 

Asesórate con un Comité de Dinero Ajeno experto para transformar tu empresa, existen excelentes razones de financiar tu crecimiento.

Escribir comentario

Comentarios: 0