Errores pasivos al pedir financiamiento

En nuestro post pasado vimos los errores activos de un financiamiento productivo. Ahora analizaremos los 3 errores pasivos más comunes:

 

1- Usar tu Dinero para Crecer

 

Este es el error pasivo más común en México: no nos gusta crecer con dinero ajeno. Lo curioso es que en economías más desarrolladas les encanta crecer con Dinero Ajeno.

 

Existen 2 problemas al crecer con tu propio dinero:

 

  • Es limitado
  • Arriesgas tu patrimonio personal

Pensar en crecer con dinero ajeno es pensar en crecer con capital ilimitado, ya que nunca podrás acabarte el dinero que está allá afuera. Esto te permitirá crecer mucho más rápido y adelantarte a tu competencia.

 

2- Esperar a que llegue el momento ideal para invertir

 

Este error es una reacción al miedo a invertir. Este miedo es algo completamente natural, tan natural como la gripa.

El error no es tener miedo, el error es no curarse el miedo.

 

¿Porqué sentimos miedo al pedir un financiamiento productivo?

 

En nuestra experiencia es porque muchos empresarios no tienen claridad de en dónde, cómo y cuándo se usará ese dinero. Dicho de otra manera, no han analizado a profundidad su caso de negocio para comprender los retornos que el financiamiento les dará.

 

¿La solución?

 

Un buen asesoramiento de un Comité puede dejarte completamente claro si tu caso de negocio hace match con un financiamiento.

 

El problema de esperar es que, mientras tu esperas, tu competencia crece.

 

3- Desanimarse

 

Una mala experiencia previa puede ser un enorme bloqueo para un futuro exitoso.

 

En tu juventud tal vez fuiste a un bar y le preguntaste el nombre a una chica guapa y no te lo dió, a partir de ese día no te sientes cómodo alrededor de las mujeres guapas (aún cuando tal vez hoy en día ellas te busquen)

 

El autocondicionamiento es una tremenda limitante mental que nos hace pensar en chico.

 

La buena noticia es que la solución es sencilla : Simplemente tienes que animarte de nuevo.

 

Claro que en términos de dinero la forma de mitigar el riesgo es simplemente asesorarte.

 

¡No dejes que tu pasado dicte tu futuro!

 

Existen muy buenas razones para financiar tu crecimiento, te invito a conocerlas.

Escribir comentario

Comentarios: 0