· 

Diferentes tipos de capital, ¿los conoces?

Arrancamos con un ejercicio de imaginación...

 

Dibuja en tu mente un día con un cielo lleno de nubes; observa diversas formas y texturas, inclusive muchas tonalidades entre blancos y grises...

 

Si te pregunto, ¿cuántos tipos de nubes ves? Lo más probable es que me voltees a ver y me digas, "pues... muchas, pero no sé… son nubes, ¿no?"

 

A mi me gustan los deportes de vuelo libre como el parapente, ala delta y en general todo lo que me despegue del suelo.

 

Para cualquier piloto es muy importante identificar todos los tipos de nube ya que algunas formaciones pueden ser fatales por las corrientes de aire que viven en ellas.

 

Verás ahora que es muy importante saber diferenciar elementos que nos rodean. Ahora te voy a hablar a ti, dueño de empresa.

 

Todo el día, de manera directa o indirecta, estás manejando capital. ¿Te consideras una persona que domina el tema? Veamos.

 

¿Cuántos tipos de capital conoces? ¿Los puedes nombrar y distinguir? ¿sabes cómo acercarte y usar cada uno?

 

Llegó el momento de hacer algunas distinciones:

  • Capital de trabajo
  • Utilidades
  • Patrimonio

Aquí viene lo emocionante cuando ponemos a trabajar estas distinciones en nuestro día a día.

 

¿Qué pasa cuando confundimos capital de trabajo con utilidades?

 

El capital de trabajo es la materia prima que una empresa transforma, a través de sus procesos productivos, en utilidades. 

 

Las utilidades del dueño, manejadas de manera educada, se convierten en su patrimonio.

 

Existen algunos orígenes de capital de trabajo, te comparto los siguientes:

  • Financiamiento
  • Fondeo gubernamental
  • Inversión
  • Patrimonio
  • Clientes / Proveedores

No tener clara esta distinción es lo que ocasiona que algunos empresarios me compartan disertaciones teóricas fundamentadas en su poco honorable ignorancia:

 

¿Para qué pido dinero si lo que quiero es ganar dinero? 

El negocio va bien, ¡tenemos lana en las cuentas! ¿Para qué me apalanco?

Cuando la empresa requiere capital, yo se la doy de mi cuenta (o hipoteco mi casa) 

Los gastos de mi familia los paga el negocio

 

El capital logrado a través de financieras, bancos o inversionistas debe convertirse inmediatamente en capital de trabajo para que la empresa lo transforme en utilidades que a su vez se van incorporando al patrimonio del dueño.

 

Cualquier alteración en este ciclo tiene consecuencias negativas y hablan de ignorancia y falta de disciplina administrativa del dueño de la empresa.

Escribir comentario

Comentarios: 0