· 

Me piden hasta el acta de defunción

Recabar documentos, integrar un expediente, entregar cuentas a un tercero. ¿Placentero? Seguramente no. ¿Necesario? Después de leer esto, tú vas a contestar esta pregunta.

 

Cuando solicitas algún tipo de financiamiento o inversión a cualquier institución, básicamente estás pidiéndole: "Dame TÚ capital y confía que te lo voy a pagar de regreso con creces".

 

¿Por qué resalto la palabra -confía-?

 

Porque la aplicación de la ley en un contexto mercantil es generalmente lenta. Si el día de mañana tú dejas de pagar lo que tu fondeador te confió, este último tendrá que despedirse amargamente de su dinero o entrar a un complicado (y costoso) proceso de recuperación.

 

Debemos entender algo muy sencillo:

 

Otorgar un financiamiento implica depositar el patrimonio
de alguien en manos de otra persona que se ha ganado su confianza.

¿Cómo confías en un tercero? Se me ocurren tres opciones:

  • Desarrollas un lazo de amistad por años
  • Te lo presenta y avala alguien en quien tu confías
  • Realizas una investigación lo más exhaustiva posible

Cuando requieres un financiamiento para que tu negocio crezca, difícilmente puedes esperar 10 años a desarrollar una amistad con tu fondeador o puedes desconocer a alguien quien te presente con un fondeador. ¿Qué opción nos queda? Que te dejes investigar por la financiera y le permitas, con base en tu historial y el potencial, conocerte de una manera muy ágil.

 

Es aquí donde entra la integración de un expediente. No existe forma más ágil de conocer a alguien que a través de los papeles que describen su historia e ideas futuras en torno a un proyecto específico.

 

¿Qué te podría doler de integrar un expediente? Normalmente puede ser el esfuerzo de "encontrar" los documentos que te piden, o el temor/inseguridad que sientes al entregar a un tercero toda tu información.

 

Primero, si a ti te da temor compartir información con quien te dará su dinero... pues más miedo sentirá el dueño del dinero al dárselo a quién no confía en él. Todo financiamiento arranca en una relación de mutua confianza.

 

Segundo, las financieras piden documentos que la ley te exige tener. En general deberás entregar:

  • Estados financieros
  • Declaraciones de impuestos
  • Altas ante la autoridad hacendaria
  • Estados de cuenta
  • Identificaciones
  • Comprobantes de domicilio
  • CURP
  • Acta constitutiva / actualizaciones / poderes

¿Cuál de estos documentos no tienes a la mano? Si no los tienes, ahorita es buen momento para que integres tu archivo digital y lo tengas a la mano; nunca sabes cuándo lo requerirás con urgencia. 

 

El resto de los documentos que la financiera te pedirá serán solicitudes, formatos y cartas de autorización firmadas por quienes tengan los poderes adecuados.

 

Normalmente una solicitud te exige conocer datos generales de tu empresa así como información cuantitativa actual. ¿No es llenar una solicitud un buen ejercicio de auto-conocimiento? Si lo ves así, no te "dolerá" tanto llenarla.

 

Integrar un expediente te será muy sencillo cuando tienes en orden tus documento. También influye la tecnología (como Expediente Azul) que la financiera a donde aplicas usa para solicitarte tu expediente.

Escribir comentario

Comentarios: 0